Agua de Mar, reencuentro con el origen PDF Imprimir E-mail
agua_de_mar Euripides dijo “El agua de mar cura todos los males del hombre”.  “La célula es la expresión concreta de la idea abstracta de la vida” (René Quinton). “No hay vida sin transferencia eléctrica y por ello, la célula es una batería (Mynard Murray). "El agua de mar activa la farmacia mental y orgánica" (Jorge Celma)
.

El agua de mar parió la primera célula en el Período Precámbrico hace 3.800 millones de años. El mar es la madre de todas las aguas y de la vida. No hay vida sin agua y, por eso, la Biología es la ciencia del agua. El agua de mar no es solo agua con sal.  “Las moléculas adecuadas, en la concentración adecuada, en el lugar adecuado de la célula” (Linus Pailing, Premio Nobel 2 veces en 1952 y 1964)” . Cada 1L de agua de mar está compuesto por La Sopa Marina que contiene: 965 cc de agua, ácidos nucleicos, ADN, aminoácidos esenciales, proteinas, grasas, vitaminas, minerales (trazas de los 118 elementos de la Tabla Periódica completa), fitoplancton, zooplancton –krill/omega3–, huevos y larvas de peces, cadenas de carbono, material particulado, 10 mil millones de virus, 9 mil millones de bacterias y la información de los orígenes de la vida celular, todo en un ambiente alcalino de pH 8.4. Motivos por los cuales el agua de mar es el nutriente más completo de la Naturaleza, biógena y patogenicida. Isotónica es cuando la concentración de soluto es la misma fuera y dentro de una célula; se vuelve isotónica rebajando el porcentaje de soluto, al añadir 3 partes de agua dulce con una de agua de mar, con esta solución es similar al plasma orgánico que hay en nuestro cuerpo.

Agua "pura" de mar con todas sus garantías de trazabilidad, filtrado, bacteriología, permisos sanitarios, etc. El agua de mar es el mayor disolvente natural que existe en la tierra, es antibiótico y hasta bactericida, y además sabe distinguir entre las bacterias buenas y las malas y solo elimina las nocivas. También es rica en minerales y desde hace siglos se recomienda en dolencias de todo tipo: sinusitis, faringitis, gingivitis, problemas de piel como la psoriasis, quemaduras o picaduras, artritis, sequedad nasal y hasta para la diarrea y los problemas de próstata.

Hay gente que la usa en tratamientos de belleza, para aclarar el color del pelo o para conseguir pieles más suaves, pora evitar la caida del pelo, etc. En el Deporte es muy usada como complento nutricional.

Disponemos de agua de mar con registro sanitario para enviar a 0.5 € por 300 ml.  de agua de mar

 

LA SINFONÍA DEL AGUA DE MAR

Por el Dr. Angel Gracia(*)

El cuerpo actúa como una sinfonía bioquímica en la que los elementos conducidos por el agua de mar juegan un papel vital en cada una del trillón de células que lo componen. No hay una manifestación más impactante de lo que es una armonía sinfónica que la partitura ejecutada en cada célula por los elementos conducidos bajo la batuta de la maestría y sabiduría del agua de mar.

La valiosa combinación e interacción de cada uno de estos elementos entre sí, le permiten al cuerpo actuar como un todo armonioso. Es una divina sinergia bioquímica en la que el todo es mayor que la suma de sus partes. La auténtica nutrición orgánico-ecológico-biológica se encuentra en el agua de mar. El 70% del volumen de una persona es agua de mar isotónica que contiene la totalidad de los minerales y nutrientes existentes en el planeta. Una auténtica sopa marina, la más completa que se pudiera imaginar. Sopa maravillosa compuesta de ácidos nucleicos, ADN, aminoácidos esenciales, proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y la tabla periódica completa con todos los minerales en la forma orgánica y biodisponible, es decir, en las cantidades infinitesimalmente pequeñas, por ejemplo, de diez elevado a la menos dieciocho, que son precisamente, las que es capaz de asimilar la microscópica célula formadora del ejercito de un trillón que compone un organismo humano.

Se ha demostrado científicamente que el agua de mar es la más pura y la única que no se puede contaminar con microbios terrestres, que nunca se corrompe, pero, como virtuosa contradicción, permite que en cada gota del agua de mar convivan un millón de microbios a los que protege y alimenta con la más completa de las leches, la original, que nutrió a la primera célula hace seiscientos millones de años en la era precámbrica. Aunque el hombre vive de espaldas al mar, y no lo pueda creer, hemos comprobado científicamente que el plasma marino es sustituto del plasma sanguíneo. Y Para que los creacionistas reflexionen, Dios ya había elaborado su saliva con agua de mar isotónica cuando la mezcló con la tierra para hacer barro y moldear, a su imagen y semejanza, al primer ser humano.

El agua de mar es biógena por excelencia. La mayor biomasa del planeta Tierra son las bacterias y virus que el agua de mar esconde invisibles en sus transparentes y cristalinas gotas. Gotas por cantidades incalculables, que sumadas unas a tras, componen ese 70% del planeta Tierra que, después de viaje del hombre a la luna es, más que nunca, el planeta Azul.

Cada uno de nosotros somos un acuario viviente, con un trillón de pececitos en su interior, las células. Allende los mares, en sus entrañas, en la inmensidad de la pecera oceánica, los peces viven plena y felizmente con una salud inquebrantable Los peces no se enferman en alta mar. Los de las costas, los peces que viven en las pisciculturas secuestrados por el hombre y privados de su libertad, sí enferman víctimas de la descivilización humana.

En alta mar los peces viven en un paraíso de aguas de pH alcalino, que contienen la tabla periódica completa en la forma orgánica, y donde se ejercitan protegidos en cardúmenes que se mueven al compás de la sinfonía armónica del oleaje, sin aparente dirección, pero rigurosos sus integrantes en la ejecución de unos movimientos rítmicos y acompasados, mientras el monótono ejercicio les mantiene en el más relajado de los estados hipnóticos. Mecidos maternalmente por el oleaje casi imperceptible. Relajados. Sin estrés. Mientras, los humanos vivimos y morimos víctimas de las tensiones, la angustia, la depresión y la soledad. Los peces son el ejemplo a seguir por los humanos. Los nutrientes que hay en el agua de mar podrían salvar de la desnutrición a los niños del tercer mundo. Cada año mueren diez millones de niños por desnutrición.

El agua de mar es el recurso orgánico inagotable y gratis que podría parar esta catástrofe. Pero, lo que nos han vendido del mar es que quien beba agua de mar se morirá, caso de los náufragos, y que los mares están todos contaminados. La insuficiencia renal y la contaminación como paradigmas dogmáticos. Cuando hemos comprobado científicamente que eso es mentira. Y lo hemos demostrado en el libro “El Poder Curativo del Agua de mar. Nutrición Orgánica”. Basados en esas investigaciones es que estamos planeado la Semana del Náufrago donde sentaremos las bases del “Manual del Náufrago”, para que nunca más muera una sola persona en alta mar por hambre y sed. Es hora de darle la cara al agua de mar y escuchar su sinfonía.

(*) PhD, CNC. Etnomédico. Nutricionista. Autor del libro “El Poder Curativo del Agua de Mar. Nutrición

Orgánica”.

EL PLASMA MARINO

EL AGUA DE MAR RESTABLECE LA MEMORIA CELULAR Y RECOBRA LA SALUD

EL AGUA DE LOS OCEANOS ES EL PLASMA DEL PLANETA, VISTO COMO UNA CELULA DEL COSMOS, Y ESTE PLASMA INFLUYE SOBRE TODOS LOS PROCESOS VIVOS DE LA TIERRA DESDE LA SAVIA DE LAS PLANTAS Y LOS TORRENTES SANGUINEOS DE LAS ESPECIES, HASTA EL AIRE QUE SE ORIGINA DENTRO DEL FITOPLANCTON MARINO

Plasma de Quinton

Según dedujo el Dr. René Quinton a principios del siglo XX, si el agua de mar está limpia y cuenta con una adecuada concentración de sales, este plasma tendría propiedades curativas sobre los organismos vivos. Quinton experimentó con animales antes de atreverse a probar el plasma en seres humanos. Pudo comprobar que su hipótesis era correcta, por lo que se dedicó a establecer Dispensarios Marinos dentro y fuera del territorio francés con impresionante éxito, especia-mente en casos de enfermedades infantiles que hasta entonces habían sido mortales. Dichos dispensarios funcionaron hasta que la negligencia medica y el caos de la Primerra Guerra Mundial los relegaron al olvido.

Hoy en día se están instalando una red de dispensarios marinos en Barcelona, España.

Fundamentos de la terapia de Quinton

Durante la cura marina de Quinton sucedió una experiencia muy curiosa. Unos campesinos entraron a la sala donde él descansaba llevando una víbora adormecida por el letargo invernal. De repente Quinton ve que la víbora recobra toda su vitalidad cuando se adapta a la temperatura del lugar. Y se le ocurrió que la actividad cerebral propia de ese organismo coincidía con la época climática en la que apareció en la escala zoológica. Así es que toda la investigación de Quinton, que es un trabajo hermosísimo, amplio, profundo y sustentado minuciosamente durante más de diez años, parte de este hecho de que la víbora despertase a la temperatura en la que fue creada. A partir de allí logró dilucidar que la temperatura interna de cada especia, determina la fecha exacta de su aparición en la serie zoológica. Así empezó todo el escalonamiento de las eras a través de la historia. Y cuando comprobó con termómetro en mano, especie por especie, este escalonamiento gradual que tiene que ver con el enfriamiento del planeta, Quinton concluyó que había una tendencia a mantener la temperatura de los orígenes. Pasó a fijarse en la composición del medio interno de los seres vivos y encontró que parte de la temperatura original, también debía haber una composición física y química determinada y en última instancia encontró que esa temperatura y esa composición física eran la ayuda que el agua de mar provee al organismo.

¿Por qué se perdió el conocimiento de la Cura Marina si estaba teniendo buenos resultados?

El pronóstico que Quiton le hizo a su primer grupo de médicos y a todos los investigadores que empezaron a firmar los informes de los pacientes que se salvaban en el hospital, fue que todo este conocimiento se entendería hasta cincuenta años después. Quiton fue un visionario. Hay un dato que tal vez pocos conocen: a partir del descubrimiento de la Ley de la Constancia Térmica, Quinton se ganó como mecenas al Doctor Marey, que había gastado sesenta años de su vida investigando por qué volaban las aves, y Quinton llegó y le dijo: "Porque en el interior de sus alas tienen 44ºC, por eso vuelan las aves". Y cuando el Dr. lo comprobó, se quedó asombrado y lo nombró su asistente en el Laboratorio de Fisiología Patológica. Esta idea de Quinton es lo que impulsó la aviación en el estado francés. ¡Imagínense! Los periódicos de la época se burlaban de él cuando decía que llegaría el día en que volaríamos sin hélice y sin motor, pero él sabía a dónde íbamos.

Quinto, hizo el experimento de tomar células de las diferentes especies, ponerlas en agua de mar y descubrió que en el agua de mar tienen una vida útil normal de 21 días. Si se ponen en una solución de Cloruro de sodio duran dos horas.

Hay un experimento muy famoso que llevo a cabo Alexis Carol, premio Nobel de Biología. El puso células de un corazón de pollo en un plasma marino que era una composición similar a la sangre, y cada día cambiaba el plasma. Las células de este corazón vivieron durante 16 años, y parece que habrían vivido más pero, murieron porque el ayudante se olvidó de cambiar el plasma en un fin de semana largo. Entonces esto demostró, entre otras cosas, que las células no tienen por qué morir si cuentan con un medio adecuado. Lo cual corrobora el principio del naturismo, de que lo primero es desintoxicar. O sea que, manejando bien estos conceptos, el agua de mar sería un elemento de primer orden, a nivel preventivo y a nivel terapéutico.

Es muy importante recalcar la parte de la nutrición, porque lo que se ha visto en este campo es impresionante…

¿Cuántas sales tiene el agua de mar?

En realidad tiene todos los elementos de la Tabla Periódica, en proporción exacta de la vida misma.

USO DEL AGUA DE MAR

Desde que nacemos hasta que morimos, todo lo que escuchamos, vemos, hacemos y comemos va deformando nuestro programa original con el que venimos al mundo. Todo lo que ingerimos es información que recibe nuestro cerebro (nuestra computadora) y así mismo cada una de las células de nuestro organismo.

Diariamente renovamos un billón de células en todo nuestro cuerpo. Estas se renuevan con la memoria genética de las anteriores. Pero, si ingerimos lo que dé información genética correcta, nuestras células se multiplicarán mejores que las anteriores y con una memoria genética mejorada.

El primer organismo que surgió en la vida fue unicelular marino. Nosotros conservamos esa memoria genética original. Si ingerimos agua de mar, que es abundante y ¡barata! ofrecemos a nuestro cerebro información original y por ende cada célula de nuestro organismo se regenerará y también nuestro organismo se restaurará de todo daño.

Puede tomarse un vaso de agua potable con un tercio de agua de mar, extraída aproximadamente a cien metros de la orilla y no menos de un pie de profundidad, una, dos o tres veces al día. De este modo regeneramos nuestro organismo y restauramos nuestra salud.

El agua de mar no requiere conservarse en refrigerio, ni filtrarse. No conservarse en recipientes metálicos.

El agua de mar ese ilustre desconocido

Poco o casi nada se sabe del agua de mar, aparte de que sirve para bañarnos en verano, hacer competiciones deportivas o pescar, pero nadie dijo nunca que el agua de mar curaba todos los males del hombre hasta que apareció un sabio francés llamado René Quinton, (1.867 - 1.925). Tenemos mucha información sobre las terapias naturales, pero ninguna información sobre la terapia marina. ¿Pero acaso el agua de mar no es un medio natural?, de él dimana toda clase de vida vegetal, animal y humana. El Medio Marino es el ecosistema más importante de la tierra, que recibe de él su nombre de Planeta Azul. Sólo por su masa térmica (de calor o temperatura) y el poder calorífico de conducir y propagar el calor del agua constituye el volante de inercia, o sea de poder mover y modificar el estado de reposo del agua del Planeta. Sin él, las noches serían polares, los días un horno y la vida imposible. Es un elemento vital que asegura la conservación de nuestro medio en unos límites tolerables para la vida.

El por qué de la terapia marina ¿Por qué cura el agua del mar?

Para que podamos comprender por qué el agua de mar cura, nos servirá de gran ayuda el recordar algunas conexiones que tiene el agua del mar con nuestro medio interno, es decir con todos los líquidos corporales que están en nuestro organismo, pero no como si estuvieran encerrados en un compartimiento estanco, sino distribuidos por todo el organismo, y que también detallaremos más adelante.

La primera conexión sería cuando la vida apareció en el mar, estando la Tierra totalmente cubierta por las aguas, a una temperatura cercana a los 44º C. y en unas condiciones físicas y químicas favorables para ello, surgió la vida por medio de un ser unicelular, que después pasó al estado pluricelular elaborando un sistema circulatorio constituido simplemente por agua de mar, no de sangre.

Al cabo de cientos de millones de años de evolución, este ser pluricelular, se convirtió en un ser compuesto por 100 billones de células que es de lo que se compone actualmente nuestro organismo, y cada una de estas células en su interior efectúa más de 10.000 reacciones bioquímicas por segundo, algo que escapa a la mayor computadora del mundo, y que nos da una idea del potencial de vida y de auto reparación que poseemos. Una prueba de ello es que todos los días se nos muere un billón de células, que son repuestas al día siguiente, especialmente cuando dormimos.

Es pues, aceptado universalmente que
del agua del mar surgió la primera célula. La célula madre que dio origen a todos los seres vivos que hoy habitamos en la Tierra. Esa célula contenía en el ADN de su núcleo la sabiduría que ha ido transmitiendo a sus descendientes por medio de la información que tenía, y que sigue permaneciendo constante en el "sin tiempo" como testimonio del protagonismo de la biología en el origen de la vida. La biología - según el Dr. Vlés (1.997) - no es otra cosa que la
ciencia del agua.

En un momento de la evolución, cierta clase de animales marinos se vieron obligados a emigrar a la tierra por desecación de su medio acuático, llevándose consigo en su medio interno su porción de agua de mar, y esta agua se ha ido heredando generación tras generación hasta llegar a nuestros días. Es decir que esa agua de mar también la hemos heredado todos los organismos vivos y permanece en nuestro medio interno.

Por eso es que cada uno de nosotros lleva en sus venas un fluido salado que combina el sodio, el potasio y el calcio, en una proporción casi igual a la del agua del mar, y por eso es, que las lágrimas, las secreciones de la nariz, nuestro sudor, la orina y hasta nuestra propia sangre tienen un sabor salado.

Otro punto de conexión importante sería los minerales del mar, igual a los de nuestro medio interno.

De los 118 elementos químicos de la tabla periódica del ruso Mendelyev (1,834) contenidos en el mar hasta ahora descubiertos, más los que quedan por descubrir, y que también están en nuestro medio interno, sólo el sodio y el cloro suman el 84 % de los mismos. El azufre, el magnesio, el potasio y el calcio, agrupados son el 14 % y el resto de elementos que suman el 2% se encuentran en estado infinitesimal, que es como la célula los necesita, tan pequeñas que son de 10 menos a las 18, y aquí es donde raya con lo que se considera la homeopatía.

Otra de las propiedades del agua del mar es que es un disolvente, antibiótico y bactericida.

Así lo confirmó clínicamente el Dr. Georges la Fargué diciendo que
el agua de mar es el mayor disolvente natural que tiene nuestro Planeta. Disuelve variedad de sólidos, líquidos y gases. Es antibiótico y bactericida hasta 72 horas después de haberla cogido. Prohíbe la proliferación bacteriana, eliminando las bacterias nocivas, y respetando las bacterias buenas. Algo que no pueden hacer los antibióticos químico farmacéuticos que matan indiscriminadamente a las células malas y también las buenas especialmente a la bacteria que habita en todas nuestras células produciendo la energía del ATP (adenosintrifosfato) que son el 90 % de la energía que necesitamos para la vida, que se llaman mitocondrias, y sin las cuales no es posible la vida. Por eso los enfermos de cáncer y sida quedan como quedan, los que quedan.

Por si fuera poco el agua de mar es un nutriente: René Quinton fue quien difundió todos los fundamente, propiedades y leyes que explican como el agua del mar es un nutriente, pues entre los elementos esenciales para la constitución de los carbohidratos, las grasas y las proteínas, imprescindibles para la vida de los organismos, se encuentran el hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, magnesio, manganeso, sodio, potasio, calcio, hierro, fósforo, flúor, sílice y yodo.

En cuanto a las vitaminas y minerales, si al organismo le faltan las vitaminas, todos sabemos que los minerales se pueden absorber, pero si le faltan los minerales, las vitaminas no se absorben. De aquí la importancia del plasma marino (agua de mar) que
contiene todos los minerales de la tabla periódica de Mendelyev , en la forma de macro y micro nutrimentos infinitesimales (trazas) que permitirán la absorción de las vitaminas imprescindibles en los procesos enzimáticos de la célula. Es decir: la absorción de minerales marinos por la biocenosis del fitoplancton y el zooplancton, restituyéndolos en forma de sales orgánicas, demuestra la biodisponibilidad de estas últimas. René Quinton estaba en lo cierto al titular su obra El agua del mar, medio orgánico.

La biodisponibilidad del agua del mar resuelve gran número de los problemas relacionados con el uso de los elementos-traza que aparecen en concentraciones menores de 10 menos a las 18.

Los elementos trazas comercializados en forma de diversas sales gluconato, pidolato, orotato, etc.- utilizan una técnica industrial a base de "ligands" (una especie de cemento) para resolver el problema de la asimilación orgánica.

La barrera de la mucosa intestinal se verá sometida a un desequilibrio de los distintos sistemas de las proteínas portadoras.

Con el uso, en nutrición y terapéutica, del agua de mar natural no existen los riesgos antes mencionados. No hay problemas de ligaduras ("ligands").

 

 

En estos link encontraras mas información de las caracterítcas y cualdiades del agua de mar


http://dispensariosyoasismarinos.blogspot.com/

 

Los nutrientes del mar pueden acabar con la desnutrición en el mundo

http://socamitierra.over-blog.es/pages/agua-de-mar--1860252.html

 

 

El agua de mar para todo

http://www.youtube.com/watch?v=Wjk6wc1VKMk


Casos clinicos tratados con agua de mar

http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=1141

El agua de mar, el bioterrorismo y la polución holística, ÁNGEL GRACIA

http://www.youtube.com/watch?v=ui17GLztM4A

Cocinando con agua de mar

http://www.youtube.com/watch?v=95GbSmLrc6k

 

 

 

Productos especiales